crowdfunding advantages

¿Qué es el financiamiento colectivo y en qué consiste?

crowdfunding advantages

Si usted está pensando en lanzar un nuevo producto, una nueva solución o una idea de negocio de próxima generación, es posible que haya oído decir que el financiamiento colectivo sería una manera singular de atraer atención y capital. Pero ¿este tipo de financiamiento es la manera más eficaz de obtener los fondos necesarios y hay desventajas potenciales que se deben conocer con antelación?

En qué consiste el financiamiento colectivo

En pocas palabras, el financiamiento colectivo es una forma de recolectar una cantidad de contribuciones financieras, en vez de buscar una sola gran inversión, y generalmente se consigue a través de páginas Web como Kickstarter o Indiegogo. Estas páginas a menudo resaltan ideas totalmente innovadoras en el mercado, haciéndolas conocer a un público más grande y exponiéndolas en una forma que consumiría demasiado tiempo y dinero si se hiciera mediante métodos tradicionales.

La mayoría de las plataformas de financiamiento colectivo utilizan un modelo de recompensas, el cual permite a los futuros empresarios ofrecer incentivos para que el público financie su concepto.

El incentivo más frecuente es el producto o servicio mismo una vez este esté listo, sin costo adicional. Algunos empresarios utilizan una estructura escalonada, en la cual una pequeña contribución permite reservar el producto, mientras que una contribución más grande permite obtener beneficios adicionales, como un artículo en edición limitada o incluso la oportunidad de colaborar con los creadores en el diseño final. Para los usuarios pioneros, participar desde el principio en la creación de un producto puede ser muy atractivo.

Una vez que se ha definido la estructura de incentivos, la mayoría de estas páginas establecen un plazo límite en el perfil de la idea. Nadie quiere ideas abandonadas, de modo que el plazo límite les garantiza a los inversionistas consultar solamente proyectos activos cuando estén buscando a quien apoyar.

No obstante, no todas las páginas de financiamiento colectivo exigen que se defina un modelo de recompensas.

Cofunde es un ejemplo de plataforma de financiamiento colectivo popular sin estructura de incentivos. Los patrocinadores se comprometen más bien a apoyar causas en las que creen. Patreon es otra plataforma que les permite a artistas, músicos y otros creadores de contenido solicitar contribuciones mensuales para respaldar su trabajo, en lugar de un proyecto específico. Existen también algunas páginas que les permiten a los inversionistas adquirir una pequeña participación accionarial en la idea que estén apoyando, convirtiendo el proceso en una inversión más tradicional.

Ventajas del financiamiento colectivo con respecto a otros financiamientos

crowdfunding

La principal ventaja del financiamiento colectivo es que los empresarios logran conservar sus acciones. Los inversionistas obtienen un producto a cambio de su contribución, dejando todo el control de la idea al creador inicial. Si la idea termina valiendo millones, esto resulta siendo muy significativo. Además, esto les permite a los empresarios mantener un control indiscutible de las operaciones cotidianas de su compañía.

El financiamiento colectivo también crea una base instantánea de clientes con un interés directo en dado concepto. Los participantes deciden apoyar proyectos porque piensan que estos son geniales, lo cual significa que ellos quieren ser los primeros en tenerlos. A menudo, harán todo lo posible por ayudar a promover la idea entre sus amigos, familiares o aquellos que estén dispuestos a escucharlos en las redes sociales. Después de todo, si la idea no logra resonar entre las masas en la forma en que los inversionistas lo esperan, ellos pierden este factor de interés.

El consumidor busca cada vez más productos en línea, de modo que la presencia digital activa puede en realidad ayudar a impulsar su marca, a hacerse conocer, a crear un sentimiento positivo y a hacer que el consumidor tienda más a escoger su producto en el futuro. Y como el financiamiento colectivo se hace por lo general completamente en línea, los empresarios pueden fomentar una relación significativa con su audiencia mediante muchos canales y de maneras creativas sin que cueste un ojo de la cara.

Desventajas del financiamiento colectivo con respecto a otros financiamientos

En las plataformas de financiamiento colectivo, el plazo límite es esencial para mantener un inventario fresco de ideas, pero muchas de sus desventajas están justamente relacionadas con esta restricción. La mayoría de las plataformas utilizan un modelo de «o todo o nada», el cual impide que los empresarios se queden con cualquier parte del dinero recogido si no logran alcanzar el objetivo propuesto. El incumplimiento de sus objetivos puede convertir toda la labor en una costosa pérdida de tiempo.

Subestimar el capital necesario puede resultar aún más desastroso. Una vez que un empresario recibe el dinero de un inversionista, está legal y moralmente en la obligación de proporcionar cualquier incentivo que le haya prometido a cambio. Si el empresario no logra cumplir, el litigio resultante puede impedir que la compañía vuelva a despegar algún día.

Algunos empresarios ven el financiamiento colectivo como un acceso directo, pero se debe saber que se necesita la misma (o incluso más) preparación, planificación comercial y esfuerzos para convencer a los inversionistas. Un público con buenos conocimientos de las tecnologías y altamente selectivo exige un plan comercial completo que detalle todo en lo que su dinero será utilizado, sin importar el monto de su inversión.

El componente en línea del financiamiento colectivo también requiere que los empresarios vivan en línea y fomenten el apoyo durante toda la campaña, lo cual les deja poco tiempo para realizar sus otras tareas. Existen agencias profesionales que ayudan a manejar las campañas de financiamiento colectivo, pero el uso de estas se suma a los costos que las plataformas de financiamiento colectivo ya deducen del dinero que se consigue.

No es para todo el mundo

El financiamiento colectivo es una forma relativamente nueva y potencialmente emocionante de conseguir dinero para los futuros empresarios, pero este no es para todo el mundo.

Antes de empezar, fíjese en sus opciones de financiamiento para determinar si cuenta con los recursos necesarios (tiempo, dinero, experiencia) para aventurarse en el modelo de financiamiento colectivo. Converse con otros empresarios que hayan tenido éxito (o no) con campañas en línea y pídales consejos sobre cómo empezar. Investigue en las diferentes páginas de financiamiento colectivo y mire cuáles le ofrecen una plataforma adecuada para conectarse con su audiencia.

Este proceso es apenas el punto de partida y puede complicarse mucho más; de modo que vale la pena estar bien informado antes de lanzarse de cabeza. Terminada la evaluación inicial, llega la hora de profundizar el análisis para escoger una plataforma, calcular cifras y tomar el financiamiento colectivo seriamente, como lo haría con cualquier otra oportunidad de préstamo comercial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *