¿Por qué Airbnb le recomienda los fracasos frecuentes?

Cómo utilizar el fracaso como punto de referencia.

En una conferencia de negocios reciente, un joven profesional se presentó ante el público para pronunciar el discurso final. Con toda confianza dijo:

«El fracaso es la herramienta que uso para saber si estamos siendo lo suficientemente ambiciosos.»

Jason Silver hablaba de su experiencia trabajando para Airbnb como responsable de la expansión de su nuevo mercado canadiense en pleno crecimiento. Para lanzar su carrera con Airbnb tres años antes, fue enviado a la sede principal, en San Francisco, con el fin de que presentara su estrategia a la dirección principal (conformada por jóvenes profesionales como él).

Silver estaba seguro de que los había impresionado con su increíble plan de aumentar sus ingresos en un 10 % durante el siguiente año. Pero esos jóvenes e impetuosos ejecutivos lo devolvieron y le dijeron que debía pensar más en grande y con mayor fuerza, y reinvertar su estrategia. Así, su presentación fue un fracaso, pero Silver apenas estaba comenzando.

«Si su fracaso no paraliza su negocio, entonces uno está mejorando y se está especializando en su trabajo. Se ensaya algo nuevo y se avanza.»

Airbnb quería que Silver fracasara. Ellos querían que sintiera el dolor de la derrota de tal modo que cambiara totalmente de enfoque.

Ese mismo día, durante su vuelo de regreso a casa, Silver desechó todo lo que había venido elaborando. Reinventó una estrategia completamente nueva partiendo de cero, y en ese primer año como responsable de la expansión, su equipo obtuvo con gran orgullo 9 veces el crecimiento que había proyectado inicialmente. Fue un increíble logro. Silver había aprendido rápidamente que fracasar en Airbnb no era el final de todo, sino que al contrario era una herramienta para encontrar una mejor estrategia.

Ahora, Silver promueve tres etapas para cambiar el marco de acción del fracaso, el cual gira en torno a la innovación.

1. Haga nuevas preguntas.

«Las preguntas adecuadas lo llevarán por un camino hacia el cambio de su empresa, de la industria o, incluso, del mundo.»

Entonces ¿cuáles son las preguntas adecuadas?

Estas no son las preguntas convencionales que el resto de la gente hace. Haga una pregunta para redefinir el problema, de tal modo que usted pueda atacarlo desde otro ángulo.

Silver supone que cuando la exitosa compañía Apple estaba creando sus teléfonos inteligentes, las preguntas debieron llevar a esta por vías poco concurridas. Una pregunta convencional sería: ¿cómo podemos hacer un mejor teléfono móvil?» Esto hubiera obligado a la compañía a quedar en status quo y a hacer mejoras graduales. Muy probablemente hubieran terminado con una versión 2.0 del mismo teléfono.

Pero gracias a unas preguntas innovadoras, la compañía pudo haberse planteado lo siguiente: «¿Cómo llevar la capacidad de un computador en el bolsillo?» Esto hace que la compañía se ve forzada a entrar en territorio desconocido, suscitando preguntas innovadoras y terminando con un producto completamente nuevo como el iPhone, cuando no había ningún otro aparato similar en el mercado.

2. Tenga una visión y llévela a cabo con datos.

Imagínese el mundo o su empresa tal y como usted quiere que sea; luego, utilice los datos para hacer esa visión realidad.

Esto puede considerarse como una forma de objetivo definido, lo cual lo forzará a soñar y a pensar más allá de sus objetivos estándares. Sea audaz e imagine lo que siempre ha querido lograr con su empresa. No permita que los obstáculos reales o imaginarios se pongan en su camino. Recuerde que su creatividad estratégica es capaz de superar cualquier obstáculo siempre y cuando usted realmente desee llevar a cabo su visión.

Silver recomienda utilizar datos justificativos que puedan ayudar a responder a las preguntas innovadoras y a concretizar dicha visión. Empezar con un recorrido claro en el que usted crea y utilizar los elementos de información de la vida real para encontrar una solución permitirá crear una realidad más exitosa. Si, por el contrario, usted empieza con elementos de información que tiene a la mano y luego desarrolla la visión en torno a estos, su crecimiento será restringido y estará poniendo límites a lo que puede lograr.

3. Fracase con frecuencia.

«Las empresas crecen gracias a lo que se aprende de lo que no funciona,» afirmaba Silver. «Apreciar el fracaso es increíblemente difícil. La clave es cometer errores y siempre aprender de ellos.»

Airbnb opera en más de 34.000 ciudades y 19 países, agregando constantemente más lugares y manejando ambientes de renta sumamente complejos. Con un total de 100 millones de viajeros en el sistema de Airbnb, Silver explicaba que era necesario que la compañía fracasara para poder llegar a ese nivel. Si la compañía hubiera tenido miedo de fracasar, entonces sí hubiera sido un fracaso absoluto.

«Los resultados negativos no deben ignorarse,» aconsejó Silver explicando que el equipo entero, desde el nivel jerárquico más alto hasta el más bajo, debe adoptar esta cultura de aprender del fracaso. «A los accionistas no les gusta el fracaso porque ellos quieren ver la rentabilidad de la inversión. Todo el mundo debe pensar así ya que lo peor que puede pasar es empezar abajo para volver a empezar.

Si usted fracasa – y es que debe fracasar –, regrese al punto de partida.

Haga más preguntas. Utilice los datos y análisis para probar o desmentir sus teorías, y sustente su visión firme. Y nunca olvide volver a fracasar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *